La relación entre signos de acuerdo a su elemento regente

Un aspecto muy importante a la hora de analizar las personalidades zodiacales es el elemento regente de cada signo. Los elementos que rigen a los signos del zodiaco son cuatro: Fuego, Tierra, Aire y Agua. Y en función de su elemento regente ciertos signos combinarán mejor entre sí mientras otras combinaciones no resultarán para nada compatibles.

En este artículo nos dedicaremos a contarte cuales son las diferentes combinaciones que pueden darse entre los elementos zodiacales y el grado de armonía que presentará cada una de ellas.

Combinaciones posibles entre elementos zodiacales

Antes de analizar cómo se relacionan entre sí los signos de diferentes elementos, vamos a recordarte cuál es el elemento que rige a cada uno de los 12 signos zodiacales:

Fuego: Rige a Aries, Leo y Sagitario.

Tierra: Rige a Tauro, Virgo y Capricornio.

Aire: Rige a Libra, Géminis y Acuario.

Agua: Rige a Cáncer, Piscis y Escorpio.

Con esta clasificación ya en mente, veamos las posibles combinaciones entre elementos:

Tierra y Agua: Son un buen complemento ya que la Tierra brinda estabilidad y firmeza al vínculo mientras que el agua aporta toda su intuición y sensibilidad. Mientras que la Tierra enseñará al Agua a establecer prioridades y fijar objetivos, el Agua enseñará a la Tierra a expresar sentimientos y dejar fluir.

Fuego y Aire: Es una combinación interesante en tanto el Aire aviva al Fuego y lo moviliza generando nuevas chispas. El aire por su parte se verá abrasado por el calor del Fuego y se inspirará con su pasión y su ímpetu. Pero el problema comenzará cuando el Aire demande espacio y el Fuego pretenda consumirlo. Fricción.

Fuego y Agua: La atracción será mutua: El Fuego se sentirá encandilado por la ternura y sensibilidad del Agua mientras que ésta será fuertemente llamada por la pasión que genera el Fuego. Pero tarde o temprano, el estancamiento del Agua apagará al Fuego que no se llevará bien con la idea de tanta calma y emotividad. Pocas chances de avanzar.

Fuego y Tierra: El fuego encuentra apoyo en la Tierra y la Tierra recibe calor e inspiración del Fuego. Pero mucha racionalidad terrenal acabará por sepultar al Fuego que siempre necesita una alta dosis de explosión y aventura. Una combinación con moderadas posibilidades de éxito a futuro.

Tierra y Aire: La Tierra es estática mientras que el Aire constantemente está mutando, en movimiento. Ni la Tierra se sentirá cómoda con el espíritu cambiante del Aire ni éste aceptará la monotonía y constante reclamo de estabilidad de la Tierra. No se trata de una buena combinación.

Aire y Agua: Mientras que el Aire puede ayudar al Agua a materializar sus sueños más íntimos, el Agua puede enseñar al Aire a expresar y demostrar sentimientos dejando de lado su propia ansia de experimentar por todos lados. No obstante, la demanda afectiva del Agua acabará por ahogar al Aire que necesita ante todo libertad de movimiento. No es la combinación más acertada.

¿Qué ocurre con la combinación entre signos de igual elemento? Veamos:

Fuego y Fuego: Sobrará la pasión y siempre existirán la aventura y las nuevas experiencias. Pero para que funcione tendrán que alternar el mando, de lo contrario estallará la guerra de forma muy frecuente en este vínculo. Intenso pero laborioso.

Tierra y Tierra: Si bien compartirán prioridades, tendrán solidez y podrán planear a futuro deberán esmerarse por no caer en la rutina ya que ambos serán esquemáticos, mentales y poco innovadores. Chances de futuro.

Agua y Agua: Se forjarán lazos sentimentales fuertes pero deben evitar caer en el exceso de drama y emotividad ante cada desacuerdo. El exceso de idealización y la falta de realismo pueden llevar al vínculo a navegar en puras escenas de novela sin concretar nada sólido debido a los altibajos emocionales de ambos integrantes de la relación.

Aire y Aire: Si bien se trata de una combinación atractiva en términos intelectuales y no faltarán la emoción y la aventura, habrá que establecer el rumbo que ambos desean dar a la relación puesto que en general los signos de Aire son reacios al compromiso. Respetarán sus espacios mutuamente y puede haber futuro siempre y cuando existan bases sólidas en términos de sentimientos.

 

 

Artículos relacionados