Lo mejor y lo peor del signo Virgo

Para todos los nacidos bajo el signo de Virgo (entre el 23 de agosto y 22 de septiembre) sus maneras perfeccionistas no son de extrañar. Por un lado, su atención al detalle significa que su vida laboral tiende a darse en una forma muy eficiente. Pero, por otro lado, su vida personal sufre a veces de su tendencia a ignorar el bosque mientras está hiper concentrada en los árboles.

Cuando Virgo demuestra sus mejores cualidades:

Su elegancia y finos rasgos mezclados con su sentido práctico y eficiencia lo convierten en el empleado que todo empresario quisiera tener. Son personas dedicadas, orientadas hacia el detalle y tienen una profunda ética de trabajo que ningún otro signo es capaz de superar.

Su conciencia de lo que está mal conduce a una capacidad muy natural para arreglar las cosas. Siempre puede vérselo motivado para establecer buenas rutinas y hábitos saludables. Y su actitud orientada al servicio hace de los nativos de este signo a las personas más atentas del zodiaco.
Cuando Virgo manifiesta sus peores cualidades:
No es novedad que los mismos rasgos que expresan tan bien en el trabajo pueden convertirse en un problema en su vida privada. Pero en cierto momento la meticulosidad se convierte en un exceso de perfeccionismo y crítica. Puede ser difícil para el nativo de Virgo entender el impacto en otros de lo que él considera como “crítica constructiva” ya que vive acostumbrado a la voz de la crítica dentro de su propia cabeza que constantemente le conduce.

Por otro lado, su tendencia a estar en servicio puede conducirlo a la abnegación y la invisibilidad, haciendo que sienta que todos sus buenos esfuerzos pasan desapercibidos. Cuando el deseo de perfección supera el deseo de dar, Virgo se descarrila.

La delegación es una habilidad que durante su vida será absolutamente necesario desarrollar, y que implica la búsqueda de personas competentes, con la paciencia suficiente y la capacitación en las cosas que Virgo hace tan bien.

En la naturaleza de un Virgo, su tendencia es ver lo que necesita ser arreglado, luego asumir la responsabilidad por ello mientras descarta la idea de pedir ayuda. Lo crean o no, las personas que lo rodean no tienen idea de lo difícil que es su tarea.

 

Otros signos estarían felices y dispuestos a enseñar a Virgo que no todo en la vida gira en torno al trabajo y las responsabilidades para que de esta manera consiga entender que: tomar un descanso, tomar un poco de crédito, tomar unas vacaciones. Volver fresco y renovado, listo para disfrutar de la satisfacción suprema de la búsqueda de la excelencia debería ser prioridad en su agenda de necesidades.

Artículos relacionados